Maravillosa entrevista a Amparo Baró

Imagen de "Agosto" en el Teatro Valle-Inclán

Como ya comentamos en otras ocasiones el cine es nuestra principal ocupación, sin embargo el teatro, el TEATRO con mayúsculas, también tiene cabida en Enjoy your break.

Una aparición obligada es la maravillosa obra “Agosto” Condado de Osange, dirigida por Gerardo Vera y protagonizada por una soberbia Amparo Baró.

No hay palabras que describan esta maravillosa interpretación. Nadie mejor que Amparo Baró en persona para ponernos en antecedentes. A continuación os ofrecemos la entrevista que la veterana actriz ha concecido al diario El País:

“En las cenas de la familia Weston se sirve pollo, pescado, puré y zanahorias en la misma medida que desprecio, rencor, sarcasmo y café cargado. Lo primero lo cocina la sirvienta; al resto le pone el punto Violet, la madre enganchada a los tranquilizantes que interpreta en el teatro Valle-Inclán Amparo Baró.

A veces le siguen el juego sus hijas, a quienes dan vida Carmen Machi, Alicia Borrachero y Clara Sanchis en el drama Agosto, ya un clásico contemporáneo de Tracy Letts, montado por Gerardo Vera para despedirse de su brillante etapa al frente del Centro Dramático Nacional.

En ese pueblo perdido de Oklahoma, donde abrasa el calor, esta obra te mantiene atado a la butaca durante tres horas y 45 minutos en los que no sobra ni una coma. Baró orquesta la desolación de una familia con un papel gracias al que ha regresado por la puerta grande al teatro y con el que, dice, “merece la pena retirarse”. Para esta actriz de la vieja escuela, el teatro es algo así como una batidora de emociones. Todo vale, todo revuelto y en el punto justo para ser servido al público. No ha tenido baches en su carrera desde que comenzara con Adolfo Marsillach en escena a los 20 años, contando sus triunfos en televisión con series como El internado o Siete vidas: “Empecé pensando hacer 13 capítulos y acabamos rodando 204”. Pero el éxito en el teatro le sabe distinto. Con Agosto (en cartel hasta el próximo día 19) lo saborea cada noche.

¿Cómo aborda una actriz un personaje que ansía protección, desea la compañía de su familia y sin embargo se limita a destruir todo lo que lo puede hacer posible?

Es tan compleja Violet que, aparte de su adicción, sus historias, su resentimiento, representa el deseo de acaparar cariños y al tiempo triturarlos. No es natural, pero sí es bastante propio de algunas personas reales, el ser humano.

¿El ser humano o las madres posesivas?

Esta historia se desarrolla en Estados Unidos, pero podría ocurrir en cualquier lugar del mundo.

No sé qué lleva a la gente a la autodestrucción, somos muy miserables

Es universal y puede ser un clásico, si no lo es ya. Ese afán de proteger a los hijos pero machacarlos, ese vicio de ironizar y destrozar, despreciar, echar en cara los rencores, sentir que puedes estar por encima, algo a lo que le ayuda su atiborramiento de pastillas, es desolador y así lo manifiesta.

Sigue leyendo

Anuncios