El cuadro de la semana: Alpha-Pi, de Morris Louis

Alpha-pi. Morris Louis. Fuente: http://www.metmuseum.org

Esta semana, como contraposición al cuadro tan marcado por el color y la abundancia de figuras de la semana pasada, hemos escogido una obra  minimalista. Se trata del cuadro Alpha – Pi, acrílico sobre lienzo de Morris Louis en 1960 y que puede verse en el Museo Metropolitano de Nueva York (EEUU).

En esta obra podemos ver las características propias del minimalismo que tan popular ha sido en decoración, que incluso es tendencia en la actualidad, pero esta vez en un ejemplo en pintura. Este movimiento pictórico surge a partir de los años sesenta en Nueva York , como reacción del expresionismo abstracto americano de Pollock y basado entre otros en los campos de color de Rothko. Se trata de pinturas únicamente estéticas, que no buscan la representación real ni metafórica de nada, y que pretende sólo que sus partes estén en armonía.

Vemos cómo se han eliminado las estructuras complejas secundarias, que potencian el orden al máximo. La forma se ha perdido, quedando simplemente unas líneas curvas a ambos lados del cuadro, en sentido descendente, que parece que van a escurrir hacia el suelo. Se trata de una pieza de alrededor 150 pinturas -en general, de grandes dimensiones- que realiza el autor, en las que solamente se ven unas líneas que fluyen hacia la parte inferior del lienzo pero sin llegar a juntarse.
Utiliza colores muy vivos de numerosas tonalidades (azul, naranja, amarillo, verde…), de forma asimétrica pero armoniosa en las dos partes del cuadro. Se trata de colores planos, sin degradados. La luz es inexistente ya que no hay  figuras a las que necesite dar una perspectiva determinada, y sólo el fondo blanco da claridad al lienzo. No matiza los colores en absoluto.
Vemos una composición asimétrica, con el mismo tipo de líneas curvas pero sin simetría en torno a un eje fijado, debido a que los chorros de pintura han fluido libremente por la tela.
Morris ha dejado atrás las influencias de la abstracción en el sentido original, y aunque se trata de un cuadro abstracto, es una visión que elimina su tradicional complejidad, recurriendo a simplicidad y técnicas industriales, depurando al máximo las líneas y reduciendo el cuadro a lo mínimo imprescindible. Importa más la estética material que la forma, predomina la textura, las diferentes técnicas… Es una pintura abstracta, donde no hay objetos conocibles. Podemos establecer similitudes de esta pintura con las de Mark Rothko, pero mucho más simple y con el elemento determinante de la línea de color, en lugar de las grandes superficies colorísticas.
En este vídeo podemos ver una animación del cuadro.

 

Fuente: Youtube//Elaboración propia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s