La rentrée

Un repaso a las últimas colecciones de Duyos y Jesús del Pozo

Hace tiempo entrevisté a un fotógrafo de backstage, Mark Reay, habitual en la New York Fashion Week, que me dijo que para él las semanas de la moda eran como un campamento de verano. El primer día llegas con ganas de ver todas las novedades, de encontrarte de nuevo con amigos, y los buenos recuerdos vuelven a tu memoria. Al llegar el último día, te despides de todos y prometes seguir en contacto. Con Cibeles sucede lo mismo. Llegar al Cibelespacio y ver lo nuevos stands, dar una vuelta por el showroom del Ego para conocer las propuestas de los jóvenes diseñadores (siempre hay algo genial, no os perdáis el puesto con los kits de punto) y entrar a backstage, donde el equipo de maquillaje y peluquería crean maravillosos looks en cuestión de minutos. Volver a ver la impecable melena fucsia de Beatriz Matallana mientras da los últimos toques a Marina Pérez, los batas blancas llevando percheros con las preciadas colecciones de un fitting room a otro, y a los diseñadores, unos felices y aliviados por haber presentado ya su colección, y otros nerviosos porque su desfile se acerca cada vez más.

El día se presentaba con buenas perspectivas, pues varios de mis diseñadores favoritos estaban en el apretado calendario. Entre ellos, Juan Duyos. Puedes contar con que te sorprenderá, y siempre para bien. En el primer desfile que vi presentó bodies ajustadísimos adornados por rayos, después llegó la colección Tiki con sus maravillosos estampados y los cuerpos plagados de flores caribeñas en relieve, para dar paso al color empolvado, luego a la feminidad más etérea del verano 2011, y por último a la elegancia que tan bien evocan los guantes largos y los pañuelos en la cabeza para este invierno. En esta ocasión el diseñador para su colección de Primavera 2012 se ha inspirado en el espíritu africano, me ha recordado a Meryl Streep en Memorias de África, en una versión minimalista. Un grupo de percusionistas africanos ha animado al público a ponerse en pie, aunque la ropa que han lucido las modelos era tan bonita que era difícil resistirse a aplaudir al ritmo de los bongos. Los sombreros y las sedas parecían volar por la pasarela.

El desfile de Jesús del Pozo se anunciaba como uno de los más emotivos, y sin duda lo ha sido. La primera fila estaba ocupada por los diseñadores, y entre la sombra se podía ver a muchos secándose las lágrimas. Nos deja con una colección magnífica, coronada con la frase “I’m here forever”.

¿No son los pequeños detalles los que convierten a una colección en una obra de arte?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s