Una noche Dior

La marca de moda francesa Dior celebró el lunes 17 de Octubre en el Palacio de Cibeles en Madrid una gran fiesta al caer el sol para agradecer la confianza que han depositado en ellos clientes habituales, periodistas, y personajes de la sociedad. Entre los asistentes al evento se encontraba Sydney Toledano -presidente de la firma-, Eugenia Silva, Rafael Medina, Jaime de Marichalar, Laura Ponte, el decorador Pascua Ortega, Fernando Martínez de Irujo…

Más de 1000 invitados acudieron a la cita luciendo, tal y como dictaba la invitación, vestido de cóctel ellas y traje negro ellos, inundando el palacio neoplateresco modernista de gustosas telas, brillos, lentejuelas, plumas, sedas, y terciopelo. El lugar elegido para la celebración fue decorado con la elegancia que caracteriza a la casa de moda más icónica de Francia: el suelo de mármol se alternaba con el césped, las velas eran apenas la única fuente de luz, y hasta los aperitivos parecían haber sido elegidos respetando una gama cromática, empezando por los canapés de flor de lis y acabando con los macaroons parisinos. La música respetaba los gustos de todos, desde la joven modelo que no podía esperar a que empezaran a servir las copas, hasta la octogenaria clienta ornamentada con sus mejores pieles pudieron disfrutar de las canciones.

Antes de dar la medianoche, las luces se apagaron, y por unos segundos se pudo disfrutar un total silencio, tan sólo interrumpido por el tintineo de alguna copa de champán y susurros que intentaban adivinar qué ocurriría a continuación. La sorpresa no tardó en ser desvelada. En una de las fachadas del interior del patio se proyectó un videomontaje que simulaba tres dimensiones, causando admiración y aplausos por parte del público. Imágenes de los desfiles y fragmentos de los anuncios acompañados por fuegos artificiales virtuales y música clásica fueron el broche perfecto a una velada única, que se alargó hasta las dos de la mañana.

Al terminar la noche aún quedaba la incógnita de quién será el sucesor del polémico John Galliano, pero mientras Dior siga teniendo tal poder de convocatoria, no hay de qué preocuparse. En boca de todos estaba la frase: “Quién fuera Dior para dar fiestas como ésta…”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s